0 comentarios / Publicado en por Revolution Vapor

Recientemente un profesor de la Universidad de California ha salido en varios medios diciendo varias falsedades sobre el efecto de los cigarrillos electrónicos, presentando sus conclusiones como ciencia, citando sus propios "estudios" como evidencia. Sus afirmaciones no son sobre el dispositivo per se, sino su interpretación de un efecto poblacional con encuestas que no siguen a sus participantes sobre el tiempo, utilizando datos que ya se comprobaron que no apoyan sus conclusiones.

La cantidad de desinformación que ha generado este profesor causó a Clive Bates publicar una carta abierta al equipo investigativo cuestionando los fundamentos de sus "estudios". Desde errores básicos de procedimiento, hasta faltas en el proceso de revisión de las revistas científicas, e inclusive las conclusiones que no están ni siquiera apoyadas en los datos de los artículos publicados.

El problema con estudios poblacionales para medir efecto son dos: (a) el tiempo que se requiere para realmente seguir una población suficientemente grande sobre un periodo de tiempo extendido, y (b) el riesgo de reportar inadecuadamente datos para minimizar o maximizar efectos poblacionales por no crear encuestas bien diseñadas. En el caso de estos artículos, afirmar un efecto negativo, a nivel de uso poblacional, sin tomar en cuenta que su encuesta no puede determinar el proceso, la frecuencia, o las razones. A primera vista, inclusive, parece que los datos contradicen las conclusiones de uso poblacional que ofrecen los investigadores!

Aunque una mala conducta académica es suficientemente grave por sí sola, el daño potencial de esta desinformación es aún más grave. El cigarrillo electrónico tiene el potencial de reducir el uso de tabaco combustible; tiene el potencial de ser el paso que necesitaba el fumador para tomar la decisión de dejar de usar cigarros de tabaco combustibles; tiene el potencial de reducir el daño de un hábito que es difícil de dejar. Sin embargo, este tipo de desinformación puede destruir todo el potencial del cigarrillo electrónico. Este tipo de desinformación tiene el potencial de causar daño a más personas, que siguieron fumando en vez de optar por una solución de daño reducido como el cigarrillo electrónico. Los cigarrillos electrónicos pueden nunca ser "seguros", aunque no necesitan serlo, necesitan ser menos dañinos que el producto que están reemplazando, pero algo es seguro, ésta desinformación va a causar daño y eso es una irresponsabilidad para una persona que dice estar del lado de la salud pública.

Recientemente un profesor de la Universidad de California ha salido en varios medios diciendo varias falsedades sobre el efecto de los cigarrillos electrónicos, presentando sus conclusiones como ciencia, citando sus propios "estudios" como evidencia. Sus afirmaciones no son sobre el dispositivo per se, sino su interpretación de un efecto poblacional con encuestas que no siguen a sus participantes sobre el tiempo, utilizando datos que ya se comprobaron que no apoyan sus conclusiones.

La cantidad de desinformación que ha generado este profesor causó a Clive Bates publicar una carta abierta al equipo investigativo cuestionando los fundamentos de sus "estudios". Desde errores básicos de procedimiento, hasta faltas en el proceso de revisión de las revistas científicas, e inclusive las conclusiones que no están ni siquiera apoyadas en los datos de los artículos publicados.

El problema con estudios poblacionales para medir efecto son dos: (a) el tiempo que se requiere para realmente seguir una población suficientemente grande sobre un periodo de tiempo extendido, y (b) el riesgo de reportar inadecuadamente datos para minimizar o maximizar efectos poblacionales por no crear encuestas bien diseñadas. En el caso de estos artículos, afirmar un efecto negativo, a nivel de uso poblacional, sin tomar en cuenta que su encuesta no puede determinar el proceso, la frecuencia, o las razones. A primera vista, inclusive, parece que los datos contradicen las conclusiones de uso poblacional que ofrecen los investigadores!

Aunque una mala conducta académica es suficientemente grave por sí sola, el daño potencial de esta desinformación es aún más grave. El cigarrillo electrónico tiene el potencial de reducir el uso de tabaco combustible; tiene el potencial de ser el paso que necesitaba el fumador para tomar la decisión de dejar de usar cigarros de tabaco combustibles; tiene el potencial de reducir el daño de un hábito que es difícil de dejar. Sin embargo, este tipo de desinformación puede destruir todo el potencial del cigarrillo electrónico. Este tipo de desinformación tiene el potencial de causar daño a más personas, que siguieron fumando en vez de optar por una solución de daño reducido como el cigarrillo electrónico. Los cigarrillos electrónicos pueden nunca ser "seguros", aunque no necesitan serlo, necesitan ser menos dañinos que el producto que están reemplazando, pero algo es seguro, ésta desinformación va a causar daño y eso es una irresponsabilidad para una persona que dice estar del lado de la salud pública.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios realizados en este blog son revisados antes de ser publicados.



Select a method of verification. Intended for sale to adults 18 years or older. If you are not legally able to purchase tobacco products in Costa Rica (or the country where you live), do not enter this site.

Seleccione un método de verificación. Los productos de Revolution Vapor son para personas mayores de edad (18+). Si legalmente no puede comprar productos de tabaco en Costa Rica (o su país), no ingrese a éste sitio.


Facebook
FB waiting {[{fb_message_en}]}
FB waiting {[{fb_message_es}]}
{[{fb_success_en}]}
{[{fb_success_es}]}
Cedula

Birth Date Nacimiento