0 comentarios / Publicado en por Revolution Vapor

Recientemente, James Dunworth condujo una entrevista con el Profesor Riccardo Polosa, director del Instituto de Medicina Interna e Inmunología Clínica de la Universidad de Catania en Italia, sobre diversos temas de salud y cigarrillos electrónicos como parte de una serie de entrevistas con expertos de la industria. Esta versión traducida de la entrevista está basado sobre la entrevista original en Inglés.

Dunworth: Algunos estudios recientes han hallado un cierto nivel de metales como cromo y níquel en el vapor de los cigarrillos electrónicos. Otros metales, como plomo y zinc, fueron también detectados aunque a niveles más bajos que en los cigarros convencionales. ¿Deberían estar preocupados los vapeadores con los niveles detectados de estos metales?

Polosa: No deberían. La evidencia actual indica que los cigarrillos electrónicos son mucho menos dañinos que los cigarros de tabaco. Primero, los niveles de metales detectados en estos estudios están muy por debajo de los niveles máximos de exposición diaria por inhalación según la Farmacopea de Estados Unidos.

Segundo, aunque los niveles detectados en los cigarrillos electrónicos pueden tener un riesgo residual, es mucho menor comparado con los cigarros de tabaco. Hay que mantener en mente que el humo de cigarro contiene un coctel de más de 7,000 químicos tóxicos con más de 40 compuestos reconocidos como carcinógenos y enfocarse en niveles residuales de metales no crea una ventaja significativa para la salud, son únicamente titulares alarmistas.

Tercero, considerando los reportes emitidos por las agencias de protección ambiental, ¡los vapeadores deben estar más preocupados por el aire contaminado que respiran en las ciudades más que vapear!

Y por último, la innovación en los productos, tales como materiales nuevos, el uso de algodón como material de mecha, y otros, eventualmente minimizará estos riesgos residuales.

Dunworth: Los niveles de metales detectados en cigarrillos electrónicos están muy por debajo del limite máximo permitido diario de la Farmacopea de Estados Unidos para la exposición de metales pesados por medicamentos inhalados. Por ejemplo, la exposición máxima permitida diariamente, en el caso del plomo, es 5 microgramos, cuando sólo se detectó en la emisión del cigarrillo electrónico 0.000126 microgramos por hora, asumiendo que se utiliza continuamente. Si esto es así, ¿por qué existe tanta preocupación?

Polosa: Representar niveles de rastros de un cierto químico como dañino es una táctica común empleada por periodistas, grupos con intereses políticos, y hasta gobiernos para incitar chemofobia pública, que es lo que está alimentando mucho del debate emocional sobre cigarrillos electrónicos. Por supuesto, simplemente asociar un riesgo o daño con la presencia de un metal no significa que es, en sí, peligroso.

Es la dosis la que hace el veneno, y con ese entendimiento, todo puede ser tóxico a algún nivel. Pero todo lo que tocamos, vemos, y olemos esta compuesto por químicos, y cualquier cosa reducida a su nombre químico puede sonar siniestro cuando se presenta así a personas que no están familiarizadas con la química.

Muchos periodistas y grupos de presión política explotan el desconocimiento para ventaja propia cuando quieren demonizar algo y perpetuar el desconocimiento. Los lectores de este blog estarán familiarizado con esta táctica, por ejemplo, en el caso del propilenglicol. Cualquier articulo que desea mostrar a los cigarrillos electrónicos en una luz negativa siempre incluye la idea de que propilenglicol es un ingrediente en el coolant automotriz.

Por supuesto, simplemente porque el propilenglicol (o cualquier otro químico) tiene propiedades anti-congelantes no lo hace peligroso, y considerando lo ubicuo que es el propilenglicol, los miedos alrededor de él no tienen sustento. Es usado, de forma segura, en neblina (humo) teatral, en inhaladores de asma, y en muchos otros productos comunes del consumidor, como cremas y pasta de dientes.

Dunworth: ¿Puede esto significar que hay niveles más altos de metales en medicamentos?

Polosa: Metales en concentraciones bajas se pueden usar como preservantes y bactericidas en productos medicinales, pero no tengo datos comparativos para comentar sobre el tema.

Dunworth: ¿Los metales presentes en el vapor de segunda mano presentan un riesgo a terceros?

Polosa: Se conoce que el humo de segunda mano contiene miles de químicos y que pueden causar daño a la salud. Usando un cigarrillo electrónico en ambientes cerrados quizás puede exponer a terceros a niveles residuales de nicotina, pero no a productos de combustión tóxicas del tabaco. Punto.

Dunworth: Las regulaciones de la directiva Europea de la Restricción de ciertas Sustancias Peligrosas (RoHS, por sus siglas en Inglés) requiere que se realicen pruebas de plomo sobre dispositivos electrónicos y cartomizadores. ¿Cómo es posible que el plomo, que se piensa que se origina en los dispositivos, estaba presente en el vapor? También escuché rumores de que cartomizadores de baja calidad se usaron en un estudio, ¿es esto cierto?

Polosa: Se detectaron niveles de rastros de plomo en algunas emisiones de vapor de cigarrillos electrónicos, pero también se detectaron niveles similares en el inhalador de nicotina de Nicorette en el mismo estudio. La fuente del plomo en el vapor puede ser el acero inoxidable de la resistencia que fue hecha con acero inoxidable de baja calidad que contiene menos cromo y níquel pero puede contener plomo.

Claramente, darle información correcta al consumidor, la implementación de estándares de seguridad y calidad, además de la innovación de producto eventualmente eliminará estos riesgos residuales. En el futuro, fondos específicos de investigación deben ser destinados a este objetivo.

Dunworth: Con base  en la cobertura de algunos medios, ciertas personas creen que los cigarrillos electrónicos pueden causar neumonía y otros problemas de pulmón. ¿Es esto un riesgo serio?

Polosa: ¡No existe tal riesgo! La neumonía lipoidea es una condición rara que puede ocurrir por la inhalación o aspiración excesiva de materia grasa contenida en productos comerciales como laxantes a base de aceite, bálsamo labial, o brillo labial. Con millones de vapeadores a nivel mundial, el uso del cigarrillo electrónico está relacionado a solo dos casos, uno en Estados Unidos y el otro en España. Después de revisar cuidadosamente las notas clínicas de cada caso, llegué a la conclusión de que la relación del uso del cigarrillo electrónico con la neumonía lipoidea es pura especulación:

  1. No hay forma de que al estar expuesto, regularmente, a una glicerina en la forma del vapor de un cigarrillo electrónico, pueda causar la acumulación de un material graso en el pulmón, porque la glicerina no es un lípido, sino un alcohol;
  2. En el caso Español, la evidencia radiológica mostró una neumonía lipoidea antes del uso del cigarrillo electrónico, ergo, no fue consecuencia de vapear.
  3. En ambos casos, pude identificar una causa más probable de la neumonía lipoidea de estos pacientes.

Sin embargo, estoy informado de que algunos usuarios están intencionalmente mezclando aceites vegetales en sus e-liquids y mi recomendación es en contra de ésta práctica.

Dunworth: Los vapeadores insisten en que su salud ha mejorado desde que cambiaron (a cigarrillos electrónicos) y algunos estudios demuestran una reducción en síntomas de asma. ¿Esto no contradice lo que ha sido publicado en los medios?

Polosa: Recientemente, nosotros demostramos que aquellos fumadores asmáticos quienes cambiaron a un uso regular de cigarrillos electrónicos experimentaron mejoras objetivas y subjetivas en síntomas asmáticos. Esto es un resultado positivo para pacientes asmáticos quienes no tienen la intención o no pueden dejar de fumar y similares beneficios positivos se están comprobando con pacientes con riesgos cardiovasculares.

Desafortunadamente, crear titulares alarmistas sobre cigarrillos electrónicos es más popular que resaltar el potencial positivo sobre la salud. Yo creo que los medios, órganos perfectos para diseminar información correcta, deberían cumplir su misión juiciosamente; eso es para informar y no simplemente crear una noticia sensacionalista. Temo que sólo sea un sueño.

Dunworth: Parece que existe una confusión sobre el efecto de los sabores cuando son inhalados, ¿puede aclarar algunas de las preocupaciones? Miembros de ECITA no agregan colorantes de comida en su líquidos, algo que otros fabricantes han hecho en el pasado. ¿El uso de colorantes de comida es un problema?

Polosa: Mientras que los sabores son, claramente, un componente esencial de los e-liquids para que los cigarrillos electrónicos sean una alternativa atractiva comparado a los cigarros convencionales, es también importante tener reglas sensatas sobre la calidad de los sabores ya que el uso sin resguardo puede incrementar el perfil de riesgo del producto.

Como una regla general, los saborizantes, sin importar si son artificiales o naturales, deberían ser de calidad alimentaria bajo regulación local. Donde se emplean saborizantes naturales o extractos naturales, éstos deberían estar sujetos a una evaluación de riesgo toxicológico.

Por supuesto, las reglas de saborizantes de calidad alimentaria no contempla la inhalación, sin embargo, estas reglas imponen un mínimo de pureza y seguridad aceptable cuando se considera, en conjunto, con una evaluación del riesgo del vapor.

Se debe notar que quizás no es necesario repetir la misma evaluación cuantitativa para el mismo compuesto saborizante cada vez, y así se pueden utilizar elementos comunes de las evaluaciones de perfil de riesgo para un rango amplio de productos de e-liquid que comparten los mismos ingredientes.

Dado que el colorante de comida no es un componente primario para el líquido y no sabemos nada del impacto sobre el perfil de riesgo del producto cuando se inhala, tendría sentido evitar usarlos. Alternativamente, estos deben ser sujetos a evaluaciones de riesgo adicionales.

Dunworth: Dada la cantidad de estudios que se han realizado sobre los cigarrillos electrónicos, ¿cuál sería su consejo a un fumador de cigarros que está considerando cambiar a cigarrillos electrónicos, pero está preocupado por los riesgos potenciales a la salud?

Polosa: Un panel internacional de expertos, llamado por el Comite Independiente Científico sobre Drogas (ISCD por sus siglas en Inglés), recientemente proporcionó un estimado sobre la importancia relativa de los diferentes tipos de daño relacionado al uso de 12 productos que contienen nicotina, incluyendo a los cigarrillos electrónicos.

Los cigarros de tabaco fueron determinados como los más dañinos y los cigarrillos electrónicos entre los menos dañinos. Por lo tanto, a un fumador de cigarros (de tabaco) considerando el cambio a cigarrillos electrónicos, pero preocupado por riesgos potenciales de salud, yo simplemente diría: Si los riesgos de salud asociado con fumar tabaco es igual a un 100, el riesgo de salud de vapear es un 4. La decisión es suya.

Dunworth: Ambos, los grupos de presión política "anti-vapear" y la industria de cigarrillos electrónicos, están de acuerdo en que se necesita tener regulaciones. Sin embargo, el lobby "anti-vaping" quiere licencias médicas, mientras que la industria de cigarrillos electrónicos prefiere que las regulaciones de estándares industriales se mantengan y que no se requiera licencias, ya que esto permitiría una innovación continua y más opciones asegurando un nivel de calidad y seguridad. ¿Cree que se puede llegar a un acuerdo?

Polosa: Como siempre, in medio stat virtus - la virtud está en el medio. Una regulación en la calidad y seguridad de los cigarrillos electrónicos no necesariamente implica una estructura de licenciamiento médica. Los estándares y prácticas de la industria de cigarrillos electrónicos ha mejorado sustancialmente en los últimos dos años en ausencia de regulación obligatoria. Esto pasó, principalmente, por la necesidad de incrementar la confianza del consumidor y para proveer una protección adecuada de la salud y seguridad de los usuarios.

Obviamente, esto se puede mejorar aún más. Pero el próximo nivel de mejoras requiere un análisis inteligente de los riesgos y pérdidas para que el atractivo de los cigarrillos electrónicos, relativo a cigarros de tabaco, sea mejorado y que la innovación, diversidad, y la competencia de productos de bajo perfil de riesgo sea promovido contra el fumado.

Los gobiernos deberían simplemente regular el cigarrillo electrónico como un producto de consumo, sujeto a una legislación que asegure una protección adecuada de la salud y seguridad de los usuarios.

Recientemente, James Dunworth condujo una entrevista con el Profesor Riccardo Polosa, director del Instituto de Medicina Interna e Inmunología Clínica de la Universidad de Catania en Italia, sobre diversos temas de salud y cigarrillos electrónicos como parte de una serie de entrevistas con expertos de la industria. Esta versión traducida de la entrevista está basado sobre la entrevista original en Inglés.

Dunworth: Algunos estudios recientes han hallado un cierto nivel de metales como cromo y níquel en el vapor de los cigarrillos electrónicos. Otros metales, como plomo y zinc, fueron también detectados aunque a niveles más bajos que en los cigarros convencionales. ¿Deberían estar preocupados los vapeadores con los niveles detectados de estos metales?

Polosa: No deberían. La evidencia actual indica que los cigarrillos electrónicos son mucho menos dañinos que los cigarros de tabaco. Primero, los niveles de metales detectados en estos estudios están muy por debajo de los niveles máximos de exposición diaria por inhalación según la Farmacopea de Estados Unidos.

Segundo, aunque los niveles detectados en los cigarrillos electrónicos pueden tener un riesgo residual, es mucho menor comparado con los cigarros de tabaco. Hay que mantener en mente que el humo de cigarro contiene un coctel de más de 7,000 químicos tóxicos con más de 40 compuestos reconocidos como carcinógenos y enfocarse en niveles residuales de metales no crea una ventaja significativa para la salud, son únicamente titulares alarmistas.

Tercero, considerando los reportes emitidos por las agencias de protección ambiental, ¡los vapeadores deben estar más preocupados por el aire contaminado que respiran en las ciudades más que vapear!

Y por último, la innovación en los productos, tales como materiales nuevos, el uso de algodón como material de mecha, y otros, eventualmente minimizará estos riesgos residuales.

Dunworth: Los niveles de metales detectados en cigarrillos electrónicos están muy por debajo del limite máximo permitido diario de la Farmacopea de Estados Unidos para la exposición de metales pesados por medicamentos inhalados. Por ejemplo, la exposición máxima permitida diariamente, en el caso del plomo, es 5 microgramos, cuando sólo se detectó en la emisión del cigarrillo electrónico 0.000126 microgramos por hora, asumiendo que se utiliza continuamente. Si esto es así, ¿por qué existe tanta preocupación?

Polosa: Representar niveles de rastros de un cierto químico como dañino es una táctica común empleada por periodistas, grupos con intereses políticos, y hasta gobiernos para incitar chemofobia pública, que es lo que está alimentando mucho del debate emocional sobre cigarrillos electrónicos. Por supuesto, simplemente asociar un riesgo o daño con la presencia de un metal no significa que es, en sí, peligroso.

Es la dosis la que hace el veneno, y con ese entendimiento, todo puede ser tóxico a algún nivel. Pero todo lo que tocamos, vemos, y olemos esta compuesto por químicos, y cualquier cosa reducida a su nombre químico puede sonar siniestro cuando se presenta así a personas que no están familiarizadas con la química.

Muchos periodistas y grupos de presión política explotan el desconocimiento para ventaja propia cuando quieren demonizar algo y perpetuar el desconocimiento. Los lectores de este blog estarán familiarizado con esta táctica, por ejemplo, en el caso del propilenglicol. Cualquier articulo que desea mostrar a los cigarrillos electrónicos en una luz negativa siempre incluye la idea de que propilenglicol es un ingrediente en el coolant automotriz.

Por supuesto, simplemente porque el propilenglicol (o cualquier otro químico) tiene propiedades anti-congelantes no lo hace peligroso, y considerando lo ubicuo que es el propilenglicol, los miedos alrededor de él no tienen sustento. Es usado, de forma segura, en neblina (humo) teatral, en inhaladores de asma, y en muchos otros productos comunes del consumidor, como cremas y pasta de dientes.

Dunworth: ¿Puede esto significar que hay niveles más altos de metales en medicamentos?

Polosa: Metales en concentraciones bajas se pueden usar como preservantes y bactericidas en productos medicinales, pero no tengo datos comparativos para comentar sobre el tema.

Dunworth: ¿Los metales presentes en el vapor de segunda mano presentan un riesgo a terceros?

Polosa: Se conoce que el humo de segunda mano contiene miles de químicos y que pueden causar daño a la salud. Usando un cigarrillo electrónico en ambientes cerrados quizás puede exponer a terceros a niveles residuales de nicotina, pero no a productos de combustión tóxicas del tabaco. Punto.

Dunworth: Las regulaciones de la directiva Europea de la Restricción de ciertas Sustancias Peligrosas (RoHS, por sus siglas en Inglés) requiere que se realicen pruebas de plomo sobre dispositivos electrónicos y cartomizadores. ¿Cómo es posible que el plomo, que se piensa que se origina en los dispositivos, estaba presente en el vapor? También escuché rumores de que cartomizadores de baja calidad se usaron en un estudio, ¿es esto cierto?

Polosa: Se detectaron niveles de rastros de plomo en algunas emisiones de vapor de cigarrillos electrónicos, pero también se detectaron niveles similares en el inhalador de nicotina de Nicorette en el mismo estudio. La fuente del plomo en el vapor puede ser el acero inoxidable de la resistencia que fue hecha con acero inoxidable de baja calidad que contiene menos cromo y níquel pero puede contener plomo.

Claramente, darle información correcta al consumidor, la implementación de estándares de seguridad y calidad, además de la innovación de producto eventualmente eliminará estos riesgos residuales. En el futuro, fondos específicos de investigación deben ser destinados a este objetivo.

Dunworth: Con base  en la cobertura de algunos medios, ciertas personas creen que los cigarrillos electrónicos pueden causar neumonía y otros problemas de pulmón. ¿Es esto un riesgo serio?

Polosa: ¡No existe tal riesgo! La neumonía lipoidea es una condición rara que puede ocurrir por la inhalación o aspiración excesiva de materia grasa contenida en productos comerciales como laxantes a base de aceite, bálsamo labial, o brillo labial. Con millones de vapeadores a nivel mundial, el uso del cigarrillo electrónico está relacionado a solo dos casos, uno en Estados Unidos y el otro en España. Después de revisar cuidadosamente las notas clínicas de cada caso, llegué a la conclusión de que la relación del uso del cigarrillo electrónico con la neumonía lipoidea es pura especulación:

  1. No hay forma de que al estar expuesto, regularmente, a una glicerina en la forma del vapor de un cigarrillo electrónico, pueda causar la acumulación de un material graso en el pulmón, porque la glicerina no es un lípido, sino un alcohol;
  2. En el caso Español, la evidencia radiológica mostró una neumonía lipoidea antes del uso del cigarrillo electrónico, ergo, no fue consecuencia de vapear.
  3. En ambos casos, pude identificar una causa más probable de la neumonía lipoidea de estos pacientes.

Sin embargo, estoy informado de que algunos usuarios están intencionalmente mezclando aceites vegetales en sus e-liquids y mi recomendación es en contra de ésta práctica.

Dunworth: Los vapeadores insisten en que su salud ha mejorado desde que cambiaron (a cigarrillos electrónicos) y algunos estudios demuestran una reducción en síntomas de asma. ¿Esto no contradice lo que ha sido publicado en los medios?

Polosa: Recientemente, nosotros demostramos que aquellos fumadores asmáticos quienes cambiaron a un uso regular de cigarrillos electrónicos experimentaron mejoras objetivas y subjetivas en síntomas asmáticos. Esto es un resultado positivo para pacientes asmáticos quienes no tienen la intención o no pueden dejar de fumar y similares beneficios positivos se están comprobando con pacientes con riesgos cardiovasculares.

Desafortunadamente, crear titulares alarmistas sobre cigarrillos electrónicos es más popular que resaltar el potencial positivo sobre la salud. Yo creo que los medios, órganos perfectos para diseminar información correcta, deberían cumplir su misión juiciosamente; eso es para informar y no simplemente crear una noticia sensacionalista. Temo que sólo sea un sueño.

Dunworth: Parece que existe una confusión sobre el efecto de los sabores cuando son inhalados, ¿puede aclarar algunas de las preocupaciones? Miembros de ECITA no agregan colorantes de comida en su líquidos, algo que otros fabricantes han hecho en el pasado. ¿El uso de colorantes de comida es un problema?

Polosa: Mientras que los sabores son, claramente, un componente esencial de los e-liquids para que los cigarrillos electrónicos sean una alternativa atractiva comparado a los cigarros convencionales, es también importante tener reglas sensatas sobre la calidad de los sabores ya que el uso sin resguardo puede incrementar el perfil de riesgo del producto.

Como una regla general, los saborizantes, sin importar si son artificiales o naturales, deberían ser de calidad alimentaria bajo regulación local. Donde se emplean saborizantes naturales o extractos naturales, éstos deberían estar sujetos a una evaluación de riesgo toxicológico.

Por supuesto, las reglas de saborizantes de calidad alimentaria no contempla la inhalación, sin embargo, estas reglas imponen un mínimo de pureza y seguridad aceptable cuando se considera, en conjunto, con una evaluación del riesgo del vapor.

Se debe notar que quizás no es necesario repetir la misma evaluación cuantitativa para el mismo compuesto saborizante cada vez, y así se pueden utilizar elementos comunes de las evaluaciones de perfil de riesgo para un rango amplio de productos de e-liquid que comparten los mismos ingredientes.

Dado que el colorante de comida no es un componente primario para el líquido y no sabemos nada del impacto sobre el perfil de riesgo del producto cuando se inhala, tendría sentido evitar usarlos. Alternativamente, estos deben ser sujetos a evaluaciones de riesgo adicionales.

Dunworth: Dada la cantidad de estudios que se han realizado sobre los cigarrillos electrónicos, ¿cuál sería su consejo a un fumador de cigarros que está considerando cambiar a cigarrillos electrónicos, pero está preocupado por los riesgos potenciales a la salud?

Polosa: Un panel internacional de expertos, llamado por el Comite Independiente Científico sobre Drogas (ISCD por sus siglas en Inglés), recientemente proporcionó un estimado sobre la importancia relativa de los diferentes tipos de daño relacionado al uso de 12 productos que contienen nicotina, incluyendo a los cigarrillos electrónicos.

Los cigarros de tabaco fueron determinados como los más dañinos y los cigarrillos electrónicos entre los menos dañinos. Por lo tanto, a un fumador de cigarros (de tabaco) considerando el cambio a cigarrillos electrónicos, pero preocupado por riesgos potenciales de salud, yo simplemente diría: Si los riesgos de salud asociado con fumar tabaco es igual a un 100, el riesgo de salud de vapear es un 4. La decisión es suya.

Dunworth: Ambos, los grupos de presión política "anti-vapear" y la industria de cigarrillos electrónicos, están de acuerdo en que se necesita tener regulaciones. Sin embargo, el lobby "anti-vaping" quiere licencias médicas, mientras que la industria de cigarrillos electrónicos prefiere que las regulaciones de estándares industriales se mantengan y que no se requiera licencias, ya que esto permitiría una innovación continua y más opciones asegurando un nivel de calidad y seguridad. ¿Cree que se puede llegar a un acuerdo?

Polosa: Como siempre, in medio stat virtus - la virtud está en el medio. Una regulación en la calidad y seguridad de los cigarrillos electrónicos no necesariamente implica una estructura de licenciamiento médica. Los estándares y prácticas de la industria de cigarrillos electrónicos ha mejorado sustancialmente en los últimos dos años en ausencia de regulación obligatoria. Esto pasó, principalmente, por la necesidad de incrementar la confianza del consumidor y para proveer una protección adecuada de la salud y seguridad de los usuarios.

Obviamente, esto se puede mejorar aún más. Pero el próximo nivel de mejoras requiere un análisis inteligente de los riesgos y pérdidas para que el atractivo de los cigarrillos electrónicos, relativo a cigarros de tabaco, sea mejorado y que la innovación, diversidad, y la competencia de productos de bajo perfil de riesgo sea promovido contra el fumado.

Los gobiernos deberían simplemente regular el cigarrillo electrónico como un producto de consumo, sujeto a una legislación que asegure una protección adecuada de la salud y seguridad de los usuarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios realizados en este blog son revisados antes de ser publicados.



Select a method of verification. Intended for sale to adults 18 years or older. If you are not legally able to purchase tobacco products in Costa Rica (or the country where you live), do not enter this site.

Seleccione un método de verificación. Los productos de Revolution Vapor son para personas mayores de edad (18+). Si legalmente no puede comprar productos de tabaco en Costa Rica (o su país), no ingrese a éste sitio.


Facebook
FB waiting {[{fb_message_en}]}
FB waiting {[{fb_message_es}]}
{[{fb_success_en}]}
{[{fb_success_es}]}
Cedula

Birth Date Nacimiento