0 comentarios / Publicado en por Revolution Vapor

El debate sobre cigarrillos electrónicos se ha intensificado sobre los últimos meses. Personas con renombre, especialmente del lado de control de tabaco, han salido en contra de los cigarrillos electrónicos por diversas razones, sin embargo, los medios populares no siempre son equitativos con científicos que apoyan al cigarrillo electrónico como alternativa para los fumadores. Aunque hay muchos doctores, científicos, e investigadores que apoyan los cigarrillos electrónicos como alternativa, los siguientes 10 son quizás algunos de los más influyentes.

Dr. Murray Laugesen, MBChB

Director, Health NZ Ltd.

El Dr. Murray Laugesen ha ejercido medicina desde los 60s y es el investigador de políticas y regulaciones de control de tabaco más respetado de Nueva Zelanda. Después de 18 años de servicio, apoyando el área de salud pública de Nueva Zelanda, el Dr. Laugesen fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por sus contribuciones al concepto de una sociedad libre de tabaco. 

El Dr. Laugesen es el director de Health New Zeleand Ltd., donde trabaja para avanzar la meta de salud pública de convertir a Nueva Zelanda en una nación libre de tabaco para el 2025. Después de ejecutar varios experimentos sobre la seguridad y eficacia de cigarrillos electrónicos como métodos para la cesación del fumado, él es optimista sobre el rol que pueden tener para alcanzar la meta. 

Inhalar el vapor de un cigarrillo electrónico está evaluado, en varias órdenes de magnitud (100 a 1000 veces) menos peligroso que fumar cigarros de tabaco.

… la nicotina es una de las drogas más seguras, y es ofrecido como una alternativa a uno de los productos del consumidor más peligrosos, el cigarro de tabaco. El bajo riesgo comparado a cigarros de tabaco es el riesgo real que los fumadores encaran [cada día]. 

Los cigarrillos electrónicos están atrapados en una trampa regulatoria de dos opciones. Actualmente, los productos de nicotina están codificados en la ley como productos de tabaco o como medicinas. Desde el punto de vista de un fumador, estos productos pertenecen a una tercera opción, como una decisión de estilo de vida o como una alternativa al cigarro [de tabaco]. Las grandes compañías tabacaleras controlan la primera opción [productos de tabaco], mientras que las grandes compañías farmaceúticas y los profesionales de salud pública controlan la segunda opción [medicinal], mientras que los fumadores, que están adictos a la nicotina y son los que probablemente estarán sentados en el corredor de la muerte, son impotentes. Ellos realmente quieren la tercera opción, pero no existe. 

Dr. Michael Siegel, MD

Profesor, Boston University, School of Public Health

Con una carrera larga, de más de 25 años, en investigación y control de tabaco, el Dr. Michael Siegel apoya los cigarrillos electrónicos vociferantemente como una herramienta para reducir el daño producido por el tabaco. Antes de abogar por cigarrillos electrónicos, él contribuyó con avances significativos en políticas y reformas contra la industria tabacalera y regulaciones de áreas libres del humo de tabaco. 

Además de ser profesor en la facultad de salud pública de Boston University, el Dr. Siegel escribe sobre avances y noticias importantes de investigación sobre el fumado en su blog. Según él, el movimiento de control de tabaco regularmente miente al público con pseudociencia o con afirmaciones sin evidencia sobre los “peligros” del vapeo.

Este es un esfuerzo importante que puede resultar en la salvación de millones de vidas. Yo encuentro interesante e informativo que mientras que los grupos anti-tabaquistas están promoviendo terapia de reemplazo de nicotina por medio de productos farmaceúticos, que tienen una eficacia abismal, [estos grupos] están buscando una prohibición de cigarrillos electrónicos como reemplazo de nicotina, que parecen tener una eficacia relativamente razonable. 

La ideología del movimiento anti-tabaquista, que tiene como guía una filosofía de abstinencia, simplemente no tiene cabida para un producto [como el cigarrillo electrónico] que parece y actúa como un cigarro [de tabaco] pero que es órdenes de magnitud más segura. En este caso, la ciencia o el efecto de salud, simplemente no importa. La ideología está profundamente arraigada y no permite que este producto tenga la oportunidad de salvar vidas. 

[El cigarrillo electrónico] es sustancialmente más seguro que un cigarro convencional [de tabaco]. Inhalar nicotina no puede ser igualmente peligroso como inhalar nicotina más miles de otros químicos, incluyendo mas de 40 compuestos carcinógenos. No se requieren estudios de largo plazo para llegar a esta conclusión…concluir que un producto que suministra nicotina sin tabaco es más seguro que un producto que suministra nicotina con miles de compuestos en el humo de tabaco es un hecho de ciencia básica, y cualquier persona que reta un hecho como este quizás puede verse beneficiado por un curso remedial en ciencia básica. 

Dr. Riccardo Polosa, MD, PhD

Profesor, Universidad de Catania

Uno de los expertos más importantes de Europa en adicción de tabaco, el Dr. Riccardo Polosa ha sido el pionero de los primeros estudios clínicos aleatorios controlados sobre cigarrillos electrónicos como métodos de cesación de fumado. Los resultados de estos estudios clínicos han impresionado al Dr. Polosa, ya que suministraron datos sobre la seguridad y alta eficacia como ayuda para dejar de fumar, inclusive con participantes que afirmaron que no querían cesar. 

El Profesor Polosa lidera el Centro de Investigación de Tabaco de la Universidad de Catania, donde frecuentemente publica ensayos académicos sobre componentes de la adicción de nicotina, la reducción de daño de tabaco, y el impacto de fumar sobre la salud respiratoria. Él también promueve el uso de cigarrillos electrónicos como una alternativa de bajo riesgo en su capacidad como el director de la Liga Italiana Anti-Fumado. 

Claramente, la expansión rápida y la popularidad de  los cigarrillos electrónicos representa una amenaza a los intereses de muchos, incluyendo gobiernos nacionales por los grandes ingresos generados por los impuestos aplicados al tabaco. Solo si estos obstáculos se pueden superar, se puede llegar a un acuerdo sensato y racional sobre cigarrillos electrónicos, y, por ende, salvar millones de vidas.

El status quo en la cesación de fumado presenta a los fumadores a dos alternativas incómodas: deje de fumar o mueráse. Pero, existe una tercera opción para los fumadores: cambiar al cigarrillo electrónico. El uso del cigarrillo electrónico permite a los fumadores consumir nicotina utilizando un método mucho más seguro que un cigarro [de tabaco] encendido y mantener los comportamientos asociados con el fumado. 

Trabajar en el área de dependencia a la nicotina por muchos años me ha convencido que nosotros, como profesionales de la salud, deberíamos cuidar de los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar, también. Para este fin, el cigarrillo electrónico es una oportunidad que no se debería dejar ir. 

Dr. Konstantinos Farsalinos, MD

Investigador, Onassis Cardiac Surgery Center

Con una carrera respetada como cardiólogo, el Dr. Konstatinos Farsalinos ha estado activamente investigando el impacto del tabaco sobre la salud cardíaca desde el 2010. En el 2011, él diseñó y dirigió algunos de los primeros estudios, a nivel mundial, sobre el uso, seguridad, y potencial de reducción de daño de los cigarrillos electrónicos. 

En el 2013, el Dr. Farsalinos condujo un estudio novedoso, por medio de una encuesta global, que incluyó más de 19,000 participantes. Los resultados indicaron que el cambio de fumar cigarros tradicionales de tabaco a cigarrillos electrónicos conllevaba “beneficios significantes a la salud”. Él fundó el Grupo de Investigación de Cigarrillos Electrónicos para mantener el público informado sobre los avances de las investigaciones de él y de otros. 

Yo creo que la mayoría de las personas que expresan una opinión negativa sobre cigarrillos electrónicos realmente no tienen un conocimiento profundo sobre los productos. Si está expresando una opinión sobre cigarrillos electrónicos en público, debería saber sobre lo que habla, porque las cosas que nosotros decimos como científicos influye a muchas personas. 

Yo conozco muchos fumadores que decidieron no probar cigarrillos electrónicos [como una alternativa para ayudarlos a dejar de fumar]. Aún peor, he visto muchos vapeadores que regresaron a fumar [cigarros de tabaco] después de escuchar científicos discutir los peligros potenciales de cigarrillos electrónicos; el problema es que muchas veces olvidan mencionar los peligros de fumar. 

A muchas personas en autoridad simplemente no les gusta el nombre de cigarrillos electrónicos. Y no les gusta el hecho que contengan nicotina, que imiten fumar, y que provean placer al usuario. Sin embargo, estas son las razones principales por que han sido exitosos, y estas características no están presentes en ningún otro producto de cesación de fumado medicinal. Esa es la razón porque todo otro producto ha fracasado...

Dr. Jean-François Etter, PhD, MPH

Profesor, Universidad de Ginebra

Con una carrera en salud pública, ciencias políticas, y epidemiología, el Dr. Jean-François Etter ha trabajado en el campo de adicción del tabaco y tratamiento por casi dos décadas y ha sido el autor de más de 120 ensayos académicos sobre el impacto físico, psicológico, y social del uso de tabaco. Su amplia investigación sobre cigarrillos electrónicos lo ha convertido en un defensor firme del vapeo como una alternativa de daño reducido comparado al fumado convencional. 

En el 2013, el Profesor Etter publicó un libro corto titulado El Cigarrillo Electrónico: ¿Una Alternativa al Tabaco? (The Electronic Cigarette: An Alternative to Tobacco?, IBSN 978-1481061889) resumiendo los resultados de su investigación en un lenguaje fácil de entender. En el mismo año, él presentó, con otros profesionales de la salud pública, en la Cumbre del Cigarrillo Electrónico (The E-Cigarette Summit) en Londres, el cual fue la primera cumbre internacional para la discusión y debate de la ciencia, seguridad, y regulación del cigarrillo electrónico. 

Este es uno de los primeros estudios sobre vapeadores con un seguimiento a los 12 meses. Encontramos que muy pocos ex-fumadores recayeron a fumar y que muchos de los fumadores (i.e usuarios duales) redujeron o dejaron de fumar después de 12 meses. 

Aunque existan vapeadores de uso prolongado, esto no es un problema, siempre y cuando dejen de fumar. El problema es el tabaco combustible, no la nicotina. En la dosis usada por vapeadores o usuarios de parches y chicles, la nicotina no es tóxica. El uso prolongado no es un problema de salud pública; no es más problema que el uso prolongado de chicles de nicotina. 

Nuestros datos (y los datos de otros estudios) sugieren que los cigarrillos electrónicos no son muy adictivos, son mucho menos adictivos que los cigarros de tabaco [convencionales]. La definición convencional de adicción tiene dos componentes: el uso compulsivo a pesar del daño ocasionado por su uso. Por el hecho que los cigarrillos electrónicos no causan daños, es mucho más apropiado hablar del uso compulsivo más que adicción en el caso de los cigarrillos electrónicos. 

Dr. Joel Nitzkin, MD, MPH, DPA

Consultor, R Street Institute

Con doctorados en medicina y en administración pública, y una maestría en salud pública, respaldado por una carrera de más de 40 años en control de tabaco y salud pública, el Dr. Joel Nitzkin tiene no solo la formación académica, sino también la experencia para apoyar su defensa del cigarrillo electrónico. 

Como director del Equipo de Trabajo de Control de Tabaco (Tobacco Control Task Force) de la Asociación Americana de Médicos de Salud Pública (American Association of Public Health Physicians, AAPHP), el Dr. Nitzkin abogó fuertemente por la aprobación de regulaciones y políticas de reducción de daño de tabaco (Tobacco Harm Reduction, THR) por medio de alternativas menos peligrosas para la salud, comparado a la filosofía principal de “deje de fumar o mueráse” de las instituciones de salud pública en su momento. 

Ahora, como un consultor experto en la materia al R Street Institute, un ”think tank sobre políticas de salud pública, el Dr. Nitzkin promueve el mensaje que cigarrillos electrónicos y productos similares deberían formar parte de la cura a la epidemia mundial de enfermedades relacionados al fumado, y definitivamente no como parte del problema. 

Los cigarrillos electrónicos pueden y deben ser promovidos como un sustituto al cigarro convencional para fumadores que no pueden o no desean dejar de fumar. 

Cigarrillos electrónicos suministran la misma nicotina que se encuentra en productos farmaceúticos, sin más contaminación por sustancias tóxicas que lo que ya se encuentra en los productos farmaceúticos ya aprobados por el FDA. 

…tenemos muchas razones para creer que los peligros presentados por los cigarrillos electrónicos son menos que un porciento, lo más seguro menos que una décima de un porciento, del riesgo y peligro presentado por cigarros regulares [de tabaco]. 

Dr. Carl Phillips, MPP, PhD

Director Científico, Consumer Advocates for Smoke-free Alternatives Association

El Dr. Carl Phillips, con un doctorado de la Universidad de Harvard y un post-doctorado en salud pública, tiene una larga carrera en el campo de control de tabaco. Él es regularmente reconocido como uno de los expertos académicos más importantes, a nivel mundial, en el tema de reducción de daño del tabaco, el cual él lo define como: “la estrategia de salud pública que alienta fumadores a cambiar a alternativas de bajo riesgo."

Durante su carrera como profesor asociado de salud pública en la Universidad de Alberta, el Dr. Phillips co-fundó un programa de educación e investigación sobre la reducción de daño, y dirigió múltiples estudios que ayudaron a esclarecer las ventajas de salud entre vapear comparado a fumar. Él también mantiene un blog donde comenta y analiza los mensajes de investigadores, de control de tabaco, y otras personas de interés relacionado a cigarrillos electrónicos.

El Dr. Phillips actualmente funge como el Director Científico de la Asociación de la Defensoria del Consumidor de Alternativas Libres de Humo (Consumer Advocates for Smoke-free Alternatives Association, CASAA), basado en Estados Unidos de América, que está dedicado a defender los derechos de los vapeadores y educar el público sobre cigarrillos electrónicos. 

Los cigarrillos electrónicos no son solo un avance increíble en el área de salud pública. Son, también, uno de los ejemplos más impresionantes del poder de la gente en lo últimos tiempos, y debería ser mencionado a la par de movimientos como la Primavera Árabe y Occupy… parece que los cigarrillos electrónicos han movilizado una fuerza imparable contra la métodología fracasada de “deje de fumar o mueráse” que se ha utilizado por aquellos en el poder sobre una población reacia. 

La nicotina tiene casí las mismas implicaciones para la salud como el café y las papas [fritas]. 

Tres meses de seguir fumando representa un riesgo mayor para la salud de una persona que el uso vitalicio de una alternativa de bajo riesgo. 

Dr. Brad Rodu, DDS

Profesor, Universidad de Louisville

El Dr. Brad Rodu, en conjunto con el Dr. Phillips, son los dos expertos más respetados y de más autoridad en el campo de reducción de daño. Él ha dedicado más de 20 años a la investigación, estudio, y análisis del concepto de la reducción de daño de productos de tabaco, donde fue el director general de varios estudios clínicos, y ha publicado más de 150 artículos científicos sobre el tema. 

Con experiencia en medicina oral, la carrera temprana del Dr. Rodu se enfocó principalmente en tabaco de mascar y otras formas de tabaco no combustibles. En 1995, él publicó el libro Para Fumadores Únicamente: Como El Tabaco No Combustible Puede Salvar Su Vida (For Smokers Only: How Smokeless Tobacco Can Save Your Life, ISBN 978-0945819776) que explica las ventajas de esta clase de tabaco comparado a cigarros tradicionales de tabaco y como una alternativa a parches de nicotina. 

Como profesor de medicina en la Universidad de Louisville, donde es el catedrático de investigación sobre la reducción de daño del tabaco, el Dr. Rodu sigue de forma cercana los avances del cigarrillo electrónico como un jugador principal en la estrategia de reducir el uso de tabaco. 

Tristemente, el potencial [de la estrategia] de la reducción del daño de tabaco está amenazado por la oposición de muchas organizaciones médicas y agencias gubernamentales importantes. Obsesionados por una visión miope de una sociedad libre de tabaco, ellos han transformado una guerra legítima contra el fumado en una cruzada contra el tabaco [en cualquier presentación], un error que fue trágicamente hecho con el alcohol hace casi 100 años. 

No existe una justificación de salud pública en negar el acceso a información sobre métodos más seguros de tabaco o nicotina a fumadores. 

Existe un cuerpo de investigación científica sustancial y convincente que documenta que consumir los ingredientes en cigarrillos electrónicos (nicotina, propilenglicol, glicerina, agua, y sabores) es vastamente más seguro que quemar tabaco e inhalar más de 3000 sustancias tóxicas. 

Dr. Adrian Payne, PhD

Director, Tobacco Horizons

Con un doctorado en farmacología de la Universidad de Londres, el Dr. Adrian Payne tiene una larga carrera como investigador en una variedad de empresas farmaceúticas y tabacaleras, con un enfoque particular en responsabilidad social y reducción de daño del tabaco. 

Además de su carrera en el sector privado, el Dr. Payne da cursos sobre cuidadanía global en el Hult International Business School en Londres, y ha dado catedras en la Universidad de Ginebra y el George Washington Business School sobre la estrategia de reducción de daño del tabaco, además de publicar artículos científicos afines. 

En el 2007, el Dr. Payne usó sus más de veinte años de experiencia como un farmacológo enfocado en la reducción de daño para fundar Tobacco Horizons, una agencia de consultoría de la estrategia de reducción de daño del tabaquismo. En su capacidad como Director General, él ha presentado en Harm Reduction International la necesidad urgente de que los cigarrillos electrónicos y otras formas no farmaceúticas de nicotina sean reconocidas globalmente como una alternativa de bajo riesgo comparado a cigarros convencionales de tabaco. 

Ciertamente grandes compañías farmaceúticas con intereses en medicamentos para la cesación de fumado proveen un apoyo financiero muy sustancial a ciertos grupos de “salud pública” para que clamen por la prohibición de cigarrillos electrónicos. 

Algunos de los atacantes de cigarrillos electrónicos dicen que estos productos promueven el uso dual en combinación con cigarrillos y, por ende, atrasa el proceso de dejar de fumar. Pero la misma crítica que se puede hacer hacia productos médicos de nicotina que son mercadeados para aliviar el deseo de fumar durante una abstenencia temporal. 

…sería una ironía muy cruel si fumadores que cambiaron a cigarrillos electrónicos fueran forzados a regresar a fumar cigarros regulares [de tabaco]. 

Dr. Robert West, PhD

Profesor, University College London

Con un doctorado en psicología y más de 30 años de experiencia en la investigación de la cesación de fumado, el Dr. Robert West es el catedrático de la facultad de Psicología de la Salud y el Director de Estudios del Tabaco de la Universidad Colegio de Londres. Siguiendo la línea de su área de investigación, él es el editor principal de la revista académica Addiction

Durante su carrera académica, el Dr. West ha dirigido un sin fin de estudios de laboratorio e investigaciones en el área de la adicción y la cesación del fumado. Los resultados de sus estudios han llevado a que el Dr. West sea un defensor de la idea de la reducción de daño del tabaco, específicamente sobre los cigarrillos electrónicos, ya que han sido comprobados en satisfacer no solo la adicción química de la nicotina sino también el componente ritualístico del comportamiento mano-a-boca. 

Dentro de la lista impresionante de estudios por el Dr. West, incluyendo análisis de los ingredientes, él apoya las conclusiones que los ingredientes básicos del cigarrillo electrónico representan un riesgo a la salud humana. Él es optimista en que las autoridades globales de la salud pública se unan detrás del cigarrillo electrónico como una herramienta única y con gran potencial para avanzar las metas de la reducción del tabaco. 

Cigarrillos electrónicos pueden mejorar sustancialmente la salud pública por su popularidad y las ganacias en salud que se obtienen por dejar de fumar. 

Tenemos una oportunidad increíble en este momento. Sería una tragedia dejarlo ir por ser sumamente cautelosos. Los cigarrillos electrónicos son [la alternativa] más segura que se puede crear. 

Si las personas jóvenes son personas que han fumado, pero optaron por un cigarrillo electrónico, eso es, entonces, una gran ganacia para la salud pública. Si son personas que nunca han fumado pero están usando cigarrillos electrónicos, francamente en términos de salud pública eso no es un problema; es como tomar café o algo [similar], no hay un riesgo real asociado con ello. 

El debate sobre cigarrillos electrónicos se ha intensificado sobre los últimos meses. Personas con renombre, especialmente del lado de control de tabaco, han salido en contra de los cigarrillos electrónicos por diversas razones, sin embargo, los medios populares no siempre son equitativos con científicos que apoyan al cigarrillo electrónico como alternativa para los fumadores. Aunque hay muchos doctores, científicos, e investigadores que apoyan los cigarrillos electrónicos como alternativa, los siguientes 10 son quizás algunos de los más influyentes.

Dr. Murray Laugesen, MBChB

Director, Health NZ Ltd.

El Dr. Murray Laugesen ha ejercido medicina desde los 60s y es el investigador de políticas y regulaciones de control de tabaco más respetado de Nueva Zelanda. Después de 18 años de servicio, apoyando el área de salud pública de Nueva Zelanda, el Dr. Laugesen fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por sus contribuciones al concepto de una sociedad libre de tabaco. 

El Dr. Laugesen es el director de Health New Zeleand Ltd., donde trabaja para avanzar la meta de salud pública de convertir a Nueva Zelanda en una nación libre de tabaco para el 2025. Después de ejecutar varios experimentos sobre la seguridad y eficacia de cigarrillos electrónicos como métodos para la cesación del fumado, él es optimista sobre el rol que pueden tener para alcanzar la meta. 

Inhalar el vapor de un cigarrillo electrónico está evaluado, en varias órdenes de magnitud (100 a 1000 veces) menos peligroso que fumar cigarros de tabaco.

… la nicotina es una de las drogas más seguras, y es ofrecido como una alternativa a uno de los productos del consumidor más peligrosos, el cigarro de tabaco. El bajo riesgo comparado a cigarros de tabaco es el riesgo real que los fumadores encaran [cada día]. 

Los cigarrillos electrónicos están atrapados en una trampa regulatoria de dos opciones. Actualmente, los productos de nicotina están codificados en la ley como productos de tabaco o como medicinas. Desde el punto de vista de un fumador, estos productos pertenecen a una tercera opción, como una decisión de estilo de vida o como una alternativa al cigarro [de tabaco]. Las grandes compañías tabacaleras controlan la primera opción [productos de tabaco], mientras que las grandes compañías farmaceúticas y los profesionales de salud pública controlan la segunda opción [medicinal], mientras que los fumadores, que están adictos a la nicotina y son los que probablemente estarán sentados en el corredor de la muerte, son impotentes. Ellos realmente quieren la tercera opción, pero no existe. 

Dr. Michael Siegel, MD

Profesor, Boston University, School of Public Health

Con una carrera larga, de más de 25 años, en investigación y control de tabaco, el Dr. Michael Siegel apoya los cigarrillos electrónicos vociferantemente como una herramienta para reducir el daño producido por el tabaco. Antes de abogar por cigarrillos electrónicos, él contribuyó con avances significativos en políticas y reformas contra la industria tabacalera y regulaciones de áreas libres del humo de tabaco. 

Además de ser profesor en la facultad de salud pública de Boston University, el Dr. Siegel escribe sobre avances y noticias importantes de investigación sobre el fumado en su blog. Según él, el movimiento de control de tabaco regularmente miente al público con pseudociencia o con afirmaciones sin evidencia sobre los “peligros” del vapeo.

Este es un esfuerzo importante que puede resultar en la salvación de millones de vidas. Yo encuentro interesante e informativo que mientras que los grupos anti-tabaquistas están promoviendo terapia de reemplazo de nicotina por medio de productos farmaceúticos, que tienen una eficacia abismal, [estos grupos] están buscando una prohibición de cigarrillos electrónicos como reemplazo de nicotina, que parecen tener una eficacia relativamente razonable. 

La ideología del movimiento anti-tabaquista, que tiene como guía una filosofía de abstinencia, simplemente no tiene cabida para un producto [como el cigarrillo electrónico] que parece y actúa como un cigarro [de tabaco] pero que es órdenes de magnitud más segura. En este caso, la ciencia o el efecto de salud, simplemente no importa. La ideología está profundamente arraigada y no permite que este producto tenga la oportunidad de salvar vidas. 

[El cigarrillo electrónico] es sustancialmente más seguro que un cigarro convencional [de tabaco]. Inhalar nicotina no puede ser igualmente peligroso como inhalar nicotina más miles de otros químicos, incluyendo mas de 40 compuestos carcinógenos. No se requieren estudios de largo plazo para llegar a esta conclusión…concluir que un producto que suministra nicotina sin tabaco es más seguro que un producto que suministra nicotina con miles de compuestos en el humo de tabaco es un hecho de ciencia básica, y cualquier persona que reta un hecho como este quizás puede verse beneficiado por un curso remedial en ciencia básica. 

Dr. Riccardo Polosa, MD, PhD

Profesor, Universidad de Catania

Uno de los expertos más importantes de Europa en adicción de tabaco, el Dr. Riccardo Polosa ha sido el pionero de los primeros estudios clínicos aleatorios controlados sobre cigarrillos electrónicos como métodos de cesación de fumado. Los resultados de estos estudios clínicos han impresionado al Dr. Polosa, ya que suministraron datos sobre la seguridad y alta eficacia como ayuda para dejar de fumar, inclusive con participantes que afirmaron que no querían cesar. 

El Profesor Polosa lidera el Centro de Investigación de Tabaco de la Universidad de Catania, donde frecuentemente publica ensayos académicos sobre componentes de la adicción de nicotina, la reducción de daño de tabaco, y el impacto de fumar sobre la salud respiratoria. Él también promueve el uso de cigarrillos electrónicos como una alternativa de bajo riesgo en su capacidad como el director de la Liga Italiana Anti-Fumado. 

Claramente, la expansión rápida y la popularidad de  los cigarrillos electrónicos representa una amenaza a los intereses de muchos, incluyendo gobiernos nacionales por los grandes ingresos generados por los impuestos aplicados al tabaco. Solo si estos obstáculos se pueden superar, se puede llegar a un acuerdo sensato y racional sobre cigarrillos electrónicos, y, por ende, salvar millones de vidas.

El status quo en la cesación de fumado presenta a los fumadores a dos alternativas incómodas: deje de fumar o mueráse. Pero, existe una tercera opción para los fumadores: cambiar al cigarrillo electrónico. El uso del cigarrillo electrónico permite a los fumadores consumir nicotina utilizando un método mucho más seguro que un cigarro [de tabaco] encendido y mantener los comportamientos asociados con el fumado. 

Trabajar en el área de dependencia a la nicotina por muchos años me ha convencido que nosotros, como profesionales de la salud, deberíamos cuidar de los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar, también. Para este fin, el cigarrillo electrónico es una oportunidad que no se debería dejar ir. 

Dr. Konstantinos Farsalinos, MD

Investigador, Onassis Cardiac Surgery Center

Con una carrera respetada como cardiólogo, el Dr. Konstatinos Farsalinos ha estado activamente investigando el impacto del tabaco sobre la salud cardíaca desde el 2010. En el 2011, él diseñó y dirigió algunos de los primeros estudios, a nivel mundial, sobre el uso, seguridad, y potencial de reducción de daño de los cigarrillos electrónicos. 

En el 2013, el Dr. Farsalinos condujo un estudio novedoso, por medio de una encuesta global, que incluyó más de 19,000 participantes. Los resultados indicaron que el cambio de fumar cigarros tradicionales de tabaco a cigarrillos electrónicos conllevaba “beneficios significantes a la salud”. Él fundó el Grupo de Investigación de Cigarrillos Electrónicos para mantener el público informado sobre los avances de las investigaciones de él y de otros. 

Yo creo que la mayoría de las personas que expresan una opinión negativa sobre cigarrillos electrónicos realmente no tienen un conocimiento profundo sobre los productos. Si está expresando una opinión sobre cigarrillos electrónicos en público, debería saber sobre lo que habla, porque las cosas que nosotros decimos como científicos influye a muchas personas. 

Yo conozco muchos fumadores que decidieron no probar cigarrillos electrónicos [como una alternativa para ayudarlos a dejar de fumar]. Aún peor, he visto muchos vapeadores que regresaron a fumar [cigarros de tabaco] después de escuchar científicos discutir los peligros potenciales de cigarrillos electrónicos; el problema es que muchas veces olvidan mencionar los peligros de fumar. 

A muchas personas en autoridad simplemente no les gusta el nombre de cigarrillos electrónicos. Y no les gusta el hecho que contengan nicotina, que imiten fumar, y que provean placer al usuario. Sin embargo, estas son las razones principales por que han sido exitosos, y estas características no están presentes en ningún otro producto de cesación de fumado medicinal. Esa es la razón porque todo otro producto ha fracasado...

Dr. Jean-François Etter, PhD, MPH

Profesor, Universidad de Ginebra

Con una carrera en salud pública, ciencias políticas, y epidemiología, el Dr. Jean-François Etter ha trabajado en el campo de adicción del tabaco y tratamiento por casi dos décadas y ha sido el autor de más de 120 ensayos académicos sobre el impacto físico, psicológico, y social del uso de tabaco. Su amplia investigación sobre cigarrillos electrónicos lo ha convertido en un defensor firme del vapeo como una alternativa de daño reducido comparado al fumado convencional. 

En el 2013, el Profesor Etter publicó un libro corto titulado El Cigarrillo Electrónico: ¿Una Alternativa al Tabaco? (The Electronic Cigarette: An Alternative to Tobacco?, IBSN 978-1481061889) resumiendo los resultados de su investigación en un lenguaje fácil de entender. En el mismo año, él presentó, con otros profesionales de la salud pública, en la Cumbre del Cigarrillo Electrónico (The E-Cigarette Summit) en Londres, el cual fue la primera cumbre internacional para la discusión y debate de la ciencia, seguridad, y regulación del cigarrillo electrónico. 

Este es uno de los primeros estudios sobre vapeadores con un seguimiento a los 12 meses. Encontramos que muy pocos ex-fumadores recayeron a fumar y que muchos de los fumadores (i.e usuarios duales) redujeron o dejaron de fumar después de 12 meses. 

Aunque existan vapeadores de uso prolongado, esto no es un problema, siempre y cuando dejen de fumar. El problema es el tabaco combustible, no la nicotina. En la dosis usada por vapeadores o usuarios de parches y chicles, la nicotina no es tóxica. El uso prolongado no es un problema de salud pública; no es más problema que el uso prolongado de chicles de nicotina. 

Nuestros datos (y los datos de otros estudios) sugieren que los cigarrillos electrónicos no son muy adictivos, son mucho menos adictivos que los cigarros de tabaco [convencionales]. La definición convencional de adicción tiene dos componentes: el uso compulsivo a pesar del daño ocasionado por su uso. Por el hecho que los cigarrillos electrónicos no causan daños, es mucho más apropiado hablar del uso compulsivo más que adicción en el caso de los cigarrillos electrónicos. 

Dr. Joel Nitzkin, MD, MPH, DPA

Consultor, R Street Institute

Con doctorados en medicina y en administración pública, y una maestría en salud pública, respaldado por una carrera de más de 40 años en control de tabaco y salud pública, el Dr. Joel Nitzkin tiene no solo la formación académica, sino también la experencia para apoyar su defensa del cigarrillo electrónico. 

Como director del Equipo de Trabajo de Control de Tabaco (Tobacco Control Task Force) de la Asociación Americana de Médicos de Salud Pública (American Association of Public Health Physicians, AAPHP), el Dr. Nitzkin abogó fuertemente por la aprobación de regulaciones y políticas de reducción de daño de tabaco (Tobacco Harm Reduction, THR) por medio de alternativas menos peligrosas para la salud, comparado a la filosofía principal de “deje de fumar o mueráse” de las instituciones de salud pública en su momento. 

Ahora, como un consultor experto en la materia al R Street Institute, un ”think tank sobre políticas de salud pública, el Dr. Nitzkin promueve el mensaje que cigarrillos electrónicos y productos similares deberían formar parte de la cura a la epidemia mundial de enfermedades relacionados al fumado, y definitivamente no como parte del problema. 

Los cigarrillos electrónicos pueden y deben ser promovidos como un sustituto al cigarro convencional para fumadores que no pueden o no desean dejar de fumar. 

Cigarrillos electrónicos suministran la misma nicotina que se encuentra en productos farmaceúticos, sin más contaminación por sustancias tóxicas que lo que ya se encuentra en los productos farmaceúticos ya aprobados por el FDA. 

…tenemos muchas razones para creer que los peligros presentados por los cigarrillos electrónicos son menos que un porciento, lo más seguro menos que una décima de un porciento, del riesgo y peligro presentado por cigarros regulares [de tabaco]. 

Dr. Carl Phillips, MPP, PhD

Director Científico, Consumer Advocates for Smoke-free Alternatives Association

El Dr. Carl Phillips, con un doctorado de la Universidad de Harvard y un post-doctorado en salud pública, tiene una larga carrera en el campo de control de tabaco. Él es regularmente reconocido como uno de los expertos académicos más importantes, a nivel mundial, en el tema de reducción de daño del tabaco, el cual él lo define como: “la estrategia de salud pública que alienta fumadores a cambiar a alternativas de bajo riesgo."

Durante su carrera como profesor asociado de salud pública en la Universidad de Alberta, el Dr. Phillips co-fundó un programa de educación e investigación sobre la reducción de daño, y dirigió múltiples estudios que ayudaron a esclarecer las ventajas de salud entre vapear comparado a fumar. Él también mantiene un blog donde comenta y analiza los mensajes de investigadores, de control de tabaco, y otras personas de interés relacionado a cigarrillos electrónicos.

El Dr. Phillips actualmente funge como el Director Científico de la Asociación de la Defensoria del Consumidor de Alternativas Libres de Humo (Consumer Advocates for Smoke-free Alternatives Association, CASAA), basado en Estados Unidos de América, que está dedicado a defender los derechos de los vapeadores y educar el público sobre cigarrillos electrónicos. 

Los cigarrillos electrónicos no son solo un avance increíble en el área de salud pública. Son, también, uno de los ejemplos más impresionantes del poder de la gente en lo últimos tiempos, y debería ser mencionado a la par de movimientos como la Primavera Árabe y Occupy… parece que los cigarrillos electrónicos han movilizado una fuerza imparable contra la métodología fracasada de “deje de fumar o mueráse” que se ha utilizado por aquellos en el poder sobre una población reacia. 

La nicotina tiene casí las mismas implicaciones para la salud como el café y las papas [fritas]. 

Tres meses de seguir fumando representa un riesgo mayor para la salud de una persona que el uso vitalicio de una alternativa de bajo riesgo. 

Dr. Brad Rodu, DDS

Profesor, Universidad de Louisville

El Dr. Brad Rodu, en conjunto con el Dr. Phillips, son los dos expertos más respetados y de más autoridad en el campo de reducción de daño. Él ha dedicado más de 20 años a la investigación, estudio, y análisis del concepto de la reducción de daño de productos de tabaco, donde fue el director general de varios estudios clínicos, y ha publicado más de 150 artículos científicos sobre el tema. 

Con experiencia en medicina oral, la carrera temprana del Dr. Rodu se enfocó principalmente en tabaco de mascar y otras formas de tabaco no combustibles. En 1995, él publicó el libro Para Fumadores Únicamente: Como El Tabaco No Combustible Puede Salvar Su Vida (For Smokers Only: How Smokeless Tobacco Can Save Your Life, ISBN 978-0945819776) que explica las ventajas de esta clase de tabaco comparado a cigarros tradicionales de tabaco y como una alternativa a parches de nicotina. 

Como profesor de medicina en la Universidad de Louisville, donde es el catedrático de investigación sobre la reducción de daño del tabaco, el Dr. Rodu sigue de forma cercana los avances del cigarrillo electrónico como un jugador principal en la estrategia de reducir el uso de tabaco. 

Tristemente, el potencial [de la estrategia] de la reducción del daño de tabaco está amenazado por la oposición de muchas organizaciones médicas y agencias gubernamentales importantes. Obsesionados por una visión miope de una sociedad libre de tabaco, ellos han transformado una guerra legítima contra el fumado en una cruzada contra el tabaco [en cualquier presentación], un error que fue trágicamente hecho con el alcohol hace casi 100 años. 

No existe una justificación de salud pública en negar el acceso a información sobre métodos más seguros de tabaco o nicotina a fumadores. 

Existe un cuerpo de investigación científica sustancial y convincente que documenta que consumir los ingredientes en cigarrillos electrónicos (nicotina, propilenglicol, glicerina, agua, y sabores) es vastamente más seguro que quemar tabaco e inhalar más de 3000 sustancias tóxicas. 

Dr. Adrian Payne, PhD

Director, Tobacco Horizons

Con un doctorado en farmacología de la Universidad de Londres, el Dr. Adrian Payne tiene una larga carrera como investigador en una variedad de empresas farmaceúticas y tabacaleras, con un enfoque particular en responsabilidad social y reducción de daño del tabaco. 

Además de su carrera en el sector privado, el Dr. Payne da cursos sobre cuidadanía global en el Hult International Business School en Londres, y ha dado catedras en la Universidad de Ginebra y el George Washington Business School sobre la estrategia de reducción de daño del tabaco, además de publicar artículos científicos afines. 

En el 2007, el Dr. Payne usó sus más de veinte años de experiencia como un farmacológo enfocado en la reducción de daño para fundar Tobacco Horizons, una agencia de consultoría de la estrategia de reducción de daño del tabaquismo. En su capacidad como Director General, él ha presentado en Harm Reduction International la necesidad urgente de que los cigarrillos electrónicos y otras formas no farmaceúticas de nicotina sean reconocidas globalmente como una alternativa de bajo riesgo comparado a cigarros convencionales de tabaco. 

Ciertamente grandes compañías farmaceúticas con intereses en medicamentos para la cesación de fumado proveen un apoyo financiero muy sustancial a ciertos grupos de “salud pública” para que clamen por la prohibición de cigarrillos electrónicos. 

Algunos de los atacantes de cigarrillos electrónicos dicen que estos productos promueven el uso dual en combinación con cigarrillos y, por ende, atrasa el proceso de dejar de fumar. Pero la misma crítica que se puede hacer hacia productos médicos de nicotina que son mercadeados para aliviar el deseo de fumar durante una abstenencia temporal. 

…sería una ironía muy cruel si fumadores que cambiaron a cigarrillos electrónicos fueran forzados a regresar a fumar cigarros regulares [de tabaco]. 

Dr. Robert West, PhD

Profesor, University College London

Con un doctorado en psicología y más de 30 años de experiencia en la investigación de la cesación de fumado, el Dr. Robert West es el catedrático de la facultad de Psicología de la Salud y el Director de Estudios del Tabaco de la Universidad Colegio de Londres. Siguiendo la línea de su área de investigación, él es el editor principal de la revista académica Addiction

Durante su carrera académica, el Dr. West ha dirigido un sin fin de estudios de laboratorio e investigaciones en el área de la adicción y la cesación del fumado. Los resultados de sus estudios han llevado a que el Dr. West sea un defensor de la idea de la reducción de daño del tabaco, específicamente sobre los cigarrillos electrónicos, ya que han sido comprobados en satisfacer no solo la adicción química de la nicotina sino también el componente ritualístico del comportamiento mano-a-boca. 

Dentro de la lista impresionante de estudios por el Dr. West, incluyendo análisis de los ingredientes, él apoya las conclusiones que los ingredientes básicos del cigarrillo electrónico representan un riesgo a la salud humana. Él es optimista en que las autoridades globales de la salud pública se unan detrás del cigarrillo electrónico como una herramienta única y con gran potencial para avanzar las metas de la reducción del tabaco. 

Cigarrillos electrónicos pueden mejorar sustancialmente la salud pública por su popularidad y las ganacias en salud que se obtienen por dejar de fumar. 

Tenemos una oportunidad increíble en este momento. Sería una tragedia dejarlo ir por ser sumamente cautelosos. Los cigarrillos electrónicos son [la alternativa] más segura que se puede crear. 

Si las personas jóvenes son personas que han fumado, pero optaron por un cigarrillo electrónico, eso es, entonces, una gran ganacia para la salud pública. Si son personas que nunca han fumado pero están usando cigarrillos electrónicos, francamente en términos de salud pública eso no es un problema; es como tomar café o algo [similar], no hay un riesgo real asociado con ello. 

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios realizados en este blog son revisados antes de ser publicados.



Select a method of verification. Intended for sale to adults 18 years or older. If you are not legally able to purchase tobacco products in Costa Rica (or the country where you live), do not enter this site.

Seleccione un método de verificación. Los productos de Revolution Vapor son para personas mayores de edad (18+). Si legalmente no puede comprar productos de tabaco en Costa Rica (o su país), no ingrese a éste sitio.


Facebook
FB waiting {[{fb_message_en}]}
FB waiting {[{fb_message_es}]}
{[{fb_success_en}]}
{[{fb_success_es}]}
Cedula

Birth Date Nacimiento