0 comentarios / Publicado en por Revolution Vapor

La nicotina es uno de los temas "tabú" en el mundo occidental, y por ende, lo rodea una serie de mitos poderosos que no tienen un fundamento en las propiedades de la nicotina o en la ciencia. Un ejemplo de eso - que puede sorprender a varias personas - es que no existe ni un solo estudio clínico publicado que comprueba el potencial de dependencia de la nicotina (inclusive, ciertas instituciones, como el FDA, ha revertido su posición sobre el uso de la nicotina en ciertos productos). Este hecho, que no existan estudios clínicos, es extraordinario, considerando la vehemencia con que se aboga con respecto a su potencial adictivo.

Obviamente, el hecho de que no existen estudios clínicos no significa que la nicotina no puede crear dependencia, simplemente es que la oposición feroz que tiene no está fundamentada. El hecho de que, hasta recientemente, se haya empezado a estudiar a la nicotina por sí sola (aunque sí existen estudios en modelos animales, por lo menos desde 1999) ha empezado a despejar algunos de los mitos más comunes.

Los 4 Mitos Más Comunes

  1. Que la nicotina es peligrosa y no es necesaria
  2. Que la nicotina es altamente tóxica
  3. Que la nicotina tiene un alto potencial de abuso (adicción)
  4. Que la nicotina tiene un potencial de daño al cuerpo

Que la nicotina es peligrosa y no es necesaria

La nicotina, por si sola, no es peligrosa en el consumo diario de la mayoría de las personas. Es un ingrediente más común de lo que piensa la mayoría de la gente y la mayoría de la gente sale positiva en pruebas de nicotina (que utiliza su compuesto metabolizado, cotinina).

  • Ninguna persona que ha participado en estudios de población que buscan cotinina, ha salido negativo (se pueden referir a este meta-estudio que hace referencia a varios estudios que van desde 1984 hasta 1996 en la tabla 2).
  • No ha evidencia, en la literatura científica, de que alguien haya sufrido eventos adversos por el contenido de nicotina en los alimentos

Inclusive, puede ser que la nicotina tenga beneficios porque está relacionada con el grupo vitamínico B. Es, ahora, el enfoque de estudios sobre déficit atencional en adultos, la enfermedad de Parkinson, y Alzheimer.

Muchos vegetales de la familia Solanaceae contienen nicotina, algunos más que otros, y el más notable es la berenjena, pero también se encuentra en tomates, papas, y ciertos tipos de chiles. Además, la nicotina está presente, en cantidades variables, en el té negro y el té verde. Inclusive, el té contiene cinco alcaloides, siendo una de ellas la nicotina. La nicotina está relacionada con el ácido nicotínico, un compuesto que para algunos organismos es un metabolizador, y generalmente se encuentra co-ubicado en estos vegetales. El ácido nicotínico se conoce más popularmente como vitamina B3 o niacina.

La Vitamina B3 es un componente necesario de la dieta humana y deficiencias de vitamina B3 resultan en problemas físicos y psiquiátricos.

Que la nicotina es altamente tóxica

Este es el pensamiento popular entre la comunidad médica, sin saber los orígenes de la posición. La forma de medir que algún compuesto químico es letal es por medio de estudios químicos, utilizando animales o, cuando es ético, humanos. La terminología que se utiliza es LD50 (o DL50, traducido al Español) que significa "Dosis (aguda) letal para el 50% de la población. El LD50 actualmente conocido tiene raíces en estudios que tienen más de 100 años de no ser actualizados. En muchas hojas de seguridad (o Material Safety Data Sheets o MSDS), el LD50 citado es un modelo animal, ya que no se ha realizado un estudio en humanos por razones éticas. La traducción del modelo animal a un modelo humano (y vice-versa) no siempre es fiel, y por eso se ha mantenido el estimado de un LD50 de 60mg por kilo de peso corporal en humanos.

Sin embargo, en Octubre del 2013, el profesor, Dr. Bernhard Michael Mayer del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Graz, publicó un estudio que demuestra que el LD50 actualmente aceptado no tiene fundamento científico. Él demuestra que no hay evidencia de que la nicotina sea altamente tóxica y que el LD50 debe ser revisado. En resumen, su estudio nota que:

  • No existe evidencia que valide la dosis letal actual.
  • Que el método que se utilizó para llegar al LD50 fue basado en estimaciones hechas hace más de 100 años.
  • No existen casos clínicos documentados donde el LD50 actual haya causado la muerte de algún individuo.
  • Existe evidencia médica (en casos clínicos) donde personas han sobrevivido a dosis mucho mayores a 60 mg por kilo de peso corporal.
  • Existe evidencia que apunta que la dosis letal en humanos se acerca a una concentración plasmática de 4 mg de nicotina, y que esto equivaldría a una dosis aguda en el rango de 500mg a 1,000mg por kilo de peso corporal.

Aunque un estudio no establece una tendencia, cuestiona severamente el LD50 establecido y el mito de que la nicotina, por si sola, es altamente tóxica.

Que la nicotina tiene un potencial alta de abuso (adicción)

Hasta la fecha, todos los estudios alrededor de la adicción a la nicotina han sido realizado con estudios en (a) fumadores, y (b) utilizando cigarrillos de tabaco. Hoy, en un mundo en que existen opciones alternas del consumo de nicotina, como cigarrillos electrónicos, parches, chicles, y inhaladores, los estudios clásicos de adicción a la nicotina deben ser revisados.

Sin embargo, la posibilidad de que se realicen estudios clínicos directamente sobre una población humana sobre las propiedades adictivas de la nicotina son mínimas por consideraciones éticas. En este sentido, lo único que se va a ver en la comunidad cientifica son reversiones de posiciones antiguas por una falta de eventos adversos en productos existentes, por ejemplo, la reversion del FDA sobre la potencialidad de abuso y adicción de parches de nicotina.

Como puntos aclaratorios:

  • El único estudio relevante para medir la potencialidad adictiva de la nicotina sería, (a) administrar nicotina pura (por ejemplo, por medio de parches, chicles, y hasta cigarrillos electrónicos), a (b) personas que nunca han fumado en sus vidas.
  • Estudios que utilizan cigarrillos de tabaco como método de administración de nicotina son irrelevantes al punto, ya que el humo de cigarrillo de tabaco contiene más de 4,000 químicos adicionales que contaminan el estudio.
  • Estudios que utilizan fumadores no serian un modelo fiel sobre la potencialidad adictiva de la nicotina, ya que existe un debate en la comunidad científica sobre el origen de la adicción al tabaco
  • No existe evidencia actual de que la nicotina, por si sola, produzca dependencia. Todos los estudios existentes utilizan el cigarrillo de tabaco como método de administración y una población fumadora.

Hay una amplia confusión entre la dependencia de fumar (cigarrillos de tabaco) y nicotina. No existe evidencia de que la nicotina sea adictiva y estudios que han utilizado nicotina en otras áreas, por ejemplo en el estudio de función cognitiva, no han demostrado una adicción post-tratamiento. En este estudio, a 34 personas le fueron administrados 15mg de nicotina diariamente por 6 meses y ninguno de los participantes reportaron utilizar nicotina, de ninguna forma, después del estudio.

Importante en esta discusión es la terminología. Modernamente, el término "adicción" se utiliza en el contexto de un acto compulsivo que lleva a la persona a cometer actos que pueden causar daño a otros o a sí mismo. Esto contrasta con "dependencia", que típicamente significa el acto compulsivo de consumir o cometer un acto en una forma que se considera de bajo riesgo o sin daños por los estándares socialmente aceptables.

Por ende, fumar, usar ciertos tipos de drogas, y apostar compulsivamente son considerados adicciones ya que existe un riesgo significante de daño físico o social. Sin embargo, la necesidad de tomar café, que es sumamente común y en algunos casos un impulso poderoso, es considerado una dependencia ya que no se observan daños físicos o sociales.

Evidencia de que la nicotina, por sí sola (como está presente en cigarrillos electrónicos, parches, chicles, e inhaladores), crea dependencia es débil, en el mejor de los casos. Lo que sí existe es una amplia literatura sobre la creación de dependencia por medio de fumar cigarillos de tabaco. Sin embargo, no hay consenso sobre qué exactamente es lo que está creando el ciclo de dependencia a la hora de quemar tabaco. Los compuestos no se han identificado individualmente, por medio de proceso de eliminación, ni se ha probado su potencialidad de dependencia en personas que nunca han fumado. Inclusive, existe debate sobre cuál (o cuáles) de los compuestos químicos producidos durante la combustión de los cigarrillos de tabaco es responsable.

El professor Killeen, de la Universidad Estatal de Arizona, notó que "la nicotina no es adictiva. Administrar nicotina con otros compuestos, especialmente inhibidores de monoamino oxidasas (IMAO, o MOA-I en Inglés) la hace adictiva. Algunas personas pueden estar en desacuerdo, pero como no existe evidencia al contrario, no tienen donde basarse para formular un argumento."

Que la nicotina tiene un potencial de daño al cuerpo

Aparte de lo discutido en el sentido de que (a) se consume nicotina por medio de alimentos comunes, (b) que la mayoría de personas van a dar resultados positivos en pruebas de nicotina que utiliza cotinina como biomarcador, (c) que hay evidencias de que no tiene el nivel de toxicidad previamente pensado, y (d) que no hay evidencia para concluir que es adictiva, e inclusive se puede decir que hay evidencias para decir que no lo es, aún hay preguntas válidas sobre el potencial de daño de la nicotina. Las dos preguntas más inmediatas es (a) si se puede consumir una dosis letal accidentalmente o una sobredosis letal en la forma que se puede consumir en una sesión de uso, y (b) si su consumo excesivo sobre un tiempo prolongado puede causar algún tipo de daño.

Sobre la primera pregunta, las personas que consumen nicotina habitualmente saben que el potencial de una sobredosis es mínimo. Esto tiene que ver con la retroalimentación biológica que conlleva el consumo de nicotina, donde la persona llega a su umbral de consumo y posterior a ese umbral, la experiencia no es placentera. El profesor Hajek, Director de la Unidad de Investigación de Dependencia de Tabaco del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva, notó en su presentación que el cuerpo tiene una autodefensa en cuanto al consumo de nicotina: la náusea. Cuando un usuario llega a pasar su umbral, el cuerpo reacciona con náusea y mareo, y el usuario deja de consumir. En otras palabras, para llegar a hacerse daño con un sobredosis, tendría que ser adrede y con una fuerza de voluntad para hacer caso omiso de las reacciones del cuerpo.

Sobre la segunda pregunta, si el uso prolongado de la nicotina es nocivo para la salud, existe un cuerpo de información clínica amplia en Suecia. Suecia es único en Europa con tasas más bajas de cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer relacionados al tabaco aunque tienen la tasa más alta de uso de un tipo de tabaco llamado snus. Hay cientos de estudios clínicos y casos clínicos sobre los últimos 30 años que demuestran el riesgo mínimo de esta alternativa. Aunque los datos no excluye ex-fumadores, Suecia tiene la mortalidad causada por enfermedades relacionadas al tabaco más baja del mundo occidental.

La estadística de este cuerpo de estudios muestra que, aunque están usando una forma de tabaco oral, en alto volumen y sin humo, la reducción en términos de esperanza de vida es aproximadamente 4 semanas. No ha sido relacionado con casos de cáncer de pulmón y no se ha podido comprobar que causa cáncer oral. Comparativamente, esta reducción de esperanza de vida es menor que la que está relacionada, estadísticamente, con el consumo de café.

A éste cuerpo de información se puede agregar más de 30 años de estudios sobre terapias de reemplazo de nicotina (como parches, chicles, e inhaladores). A nivel global, las instituciones están adoptando la posición de que la nicotina, administrada en una forma que no incluye la combustión de tabaco, no causa cáncer y no afecta la salud.

Quizás no existe otro tema que tenga tantos mitos a su alrededor como la nicotina. Las razones son multiples - entre falta de documentación científica, falta de productos de reducción de daño, y quizás intereses adicionales - pero ya se está aclarando el tema.

La nicotina es uno de los temas "tabú" en el mundo occidental, y por ende, lo rodea una serie de mitos poderosos que no tienen un fundamento en las propiedades de la nicotina o en la ciencia. Un ejemplo de eso - que puede sorprender a varias personas - es que no existe ni un solo estudio clínico publicado que comprueba el potencial de dependencia de la nicotina (inclusive, ciertas instituciones, como el FDA, ha revertido su posición sobre el uso de la nicotina en ciertos productos). Este hecho, que no existan estudios clínicos, es extraordinario, considerando la vehemencia con que se aboga con respecto a su potencial adictivo.

Obviamente, el hecho de que no existen estudios clínicos no significa que la nicotina no puede crear dependencia, simplemente es que la oposición feroz que tiene no está fundamentada. El hecho de que, hasta recientemente, se haya empezado a estudiar a la nicotina por sí sola (aunque sí existen estudios en modelos animales, por lo menos desde 1999) ha empezado a despejar algunos de los mitos más comunes.

Los 4 Mitos Más Comunes

  1. Que la nicotina es peligrosa y no es necesaria
  2. Que la nicotina es altamente tóxica
  3. Que la nicotina tiene un alto potencial de abuso (adicción)
  4. Que la nicotina tiene un potencial de daño al cuerpo

Que la nicotina es peligrosa y no es necesaria

La nicotina, por si sola, no es peligrosa en el consumo diario de la mayoría de las personas. Es un ingrediente más común de lo que piensa la mayoría de la gente y la mayoría de la gente sale positiva en pruebas de nicotina (que utiliza su compuesto metabolizado, cotinina).

  • Ninguna persona que ha participado en estudios de población que buscan cotinina, ha salido negativo (se pueden referir a este meta-estudio que hace referencia a varios estudios que van desde 1984 hasta 1996 en la tabla 2).
  • No ha evidencia, en la literatura científica, de que alguien haya sufrido eventos adversos por el contenido de nicotina en los alimentos

Inclusive, puede ser que la nicotina tenga beneficios porque está relacionada con el grupo vitamínico B. Es, ahora, el enfoque de estudios sobre déficit atencional en adultos, la enfermedad de Parkinson, y Alzheimer.

Muchos vegetales de la familia Solanaceae contienen nicotina, algunos más que otros, y el más notable es la berenjena, pero también se encuentra en tomates, papas, y ciertos tipos de chiles. Además, la nicotina está presente, en cantidades variables, en el té negro y el té verde. Inclusive, el té contiene cinco alcaloides, siendo una de ellas la nicotina. La nicotina está relacionada con el ácido nicotínico, un compuesto que para algunos organismos es un metabolizador, y generalmente se encuentra co-ubicado en estos vegetales. El ácido nicotínico se conoce más popularmente como vitamina B3 o niacina.

La Vitamina B3 es un componente necesario de la dieta humana y deficiencias de vitamina B3 resultan en problemas físicos y psiquiátricos.

Que la nicotina es altamente tóxica

Este es el pensamiento popular entre la comunidad médica, sin saber los orígenes de la posición. La forma de medir que algún compuesto químico es letal es por medio de estudios químicos, utilizando animales o, cuando es ético, humanos. La terminología que se utiliza es LD50 (o DL50, traducido al Español) que significa "Dosis (aguda) letal para el 50% de la población. El LD50 actualmente conocido tiene raíces en estudios que tienen más de 100 años de no ser actualizados. En muchas hojas de seguridad (o Material Safety Data Sheets o MSDS), el LD50 citado es un modelo animal, ya que no se ha realizado un estudio en humanos por razones éticas. La traducción del modelo animal a un modelo humano (y vice-versa) no siempre es fiel, y por eso se ha mantenido el estimado de un LD50 de 60mg por kilo de peso corporal en humanos.

Sin embargo, en Octubre del 2013, el profesor, Dr. Bernhard Michael Mayer del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Graz, publicó un estudio que demuestra que el LD50 actualmente aceptado no tiene fundamento científico. Él demuestra que no hay evidencia de que la nicotina sea altamente tóxica y que el LD50 debe ser revisado. En resumen, su estudio nota que:

  • No existe evidencia que valide la dosis letal actual.
  • Que el método que se utilizó para llegar al LD50 fue basado en estimaciones hechas hace más de 100 años.
  • No existen casos clínicos documentados donde el LD50 actual haya causado la muerte de algún individuo.
  • Existe evidencia médica (en casos clínicos) donde personas han sobrevivido a dosis mucho mayores a 60 mg por kilo de peso corporal.
  • Existe evidencia que apunta que la dosis letal en humanos se acerca a una concentración plasmática de 4 mg de nicotina, y que esto equivaldría a una dosis aguda en el rango de 500mg a 1,000mg por kilo de peso corporal.

Aunque un estudio no establece una tendencia, cuestiona severamente el LD50 establecido y el mito de que la nicotina, por si sola, es altamente tóxica.

Que la nicotina tiene un potencial alta de abuso (adicción)

Hasta la fecha, todos los estudios alrededor de la adicción a la nicotina han sido realizado con estudios en (a) fumadores, y (b) utilizando cigarrillos de tabaco. Hoy, en un mundo en que existen opciones alternas del consumo de nicotina, como cigarrillos electrónicos, parches, chicles, y inhaladores, los estudios clásicos de adicción a la nicotina deben ser revisados.

Sin embargo, la posibilidad de que se realicen estudios clínicos directamente sobre una población humana sobre las propiedades adictivas de la nicotina son mínimas por consideraciones éticas. En este sentido, lo único que se va a ver en la comunidad cientifica son reversiones de posiciones antiguas por una falta de eventos adversos en productos existentes, por ejemplo, la reversion del FDA sobre la potencialidad de abuso y adicción de parches de nicotina.

Como puntos aclaratorios:

  • El único estudio relevante para medir la potencialidad adictiva de la nicotina sería, (a) administrar nicotina pura (por ejemplo, por medio de parches, chicles, y hasta cigarrillos electrónicos), a (b) personas que nunca han fumado en sus vidas.
  • Estudios que utilizan cigarrillos de tabaco como método de administración de nicotina son irrelevantes al punto, ya que el humo de cigarrillo de tabaco contiene más de 4,000 químicos adicionales que contaminan el estudio.
  • Estudios que utilizan fumadores no serian un modelo fiel sobre la potencialidad adictiva de la nicotina, ya que existe un debate en la comunidad científica sobre el origen de la adicción al tabaco
  • No existe evidencia actual de que la nicotina, por si sola, produzca dependencia. Todos los estudios existentes utilizan el cigarrillo de tabaco como método de administración y una población fumadora.

Hay una amplia confusión entre la dependencia de fumar (cigarrillos de tabaco) y nicotina. No existe evidencia de que la nicotina sea adictiva y estudios que han utilizado nicotina en otras áreas, por ejemplo en el estudio de función cognitiva, no han demostrado una adicción post-tratamiento. En este estudio, a 34 personas le fueron administrados 15mg de nicotina diariamente por 6 meses y ninguno de los participantes reportaron utilizar nicotina, de ninguna forma, después del estudio.

Importante en esta discusión es la terminología. Modernamente, el término "adicción" se utiliza en el contexto de un acto compulsivo que lleva a la persona a cometer actos que pueden causar daño a otros o a sí mismo. Esto contrasta con "dependencia", que típicamente significa el acto compulsivo de consumir o cometer un acto en una forma que se considera de bajo riesgo o sin daños por los estándares socialmente aceptables.

Por ende, fumar, usar ciertos tipos de drogas, y apostar compulsivamente son considerados adicciones ya que existe un riesgo significante de daño físico o social. Sin embargo, la necesidad de tomar café, que es sumamente común y en algunos casos un impulso poderoso, es considerado una dependencia ya que no se observan daños físicos o sociales.

Evidencia de que la nicotina, por sí sola (como está presente en cigarrillos electrónicos, parches, chicles, e inhaladores), crea dependencia es débil, en el mejor de los casos. Lo que sí existe es una amplia literatura sobre la creación de dependencia por medio de fumar cigarillos de tabaco. Sin embargo, no hay consenso sobre qué exactamente es lo que está creando el ciclo de dependencia a la hora de quemar tabaco. Los compuestos no se han identificado individualmente, por medio de proceso de eliminación, ni se ha probado su potencialidad de dependencia en personas que nunca han fumado. Inclusive, existe debate sobre cuál (o cuáles) de los compuestos químicos producidos durante la combustión de los cigarrillos de tabaco es responsable.

El professor Killeen, de la Universidad Estatal de Arizona, notó que "la nicotina no es adictiva. Administrar nicotina con otros compuestos, especialmente inhibidores de monoamino oxidasas (IMAO, o MOA-I en Inglés) la hace adictiva. Algunas personas pueden estar en desacuerdo, pero como no existe evidencia al contrario, no tienen donde basarse para formular un argumento."

Que la nicotina tiene un potencial de daño al cuerpo

Aparte de lo discutido en el sentido de que (a) se consume nicotina por medio de alimentos comunes, (b) que la mayoría de personas van a dar resultados positivos en pruebas de nicotina que utiliza cotinina como biomarcador, (c) que hay evidencias de que no tiene el nivel de toxicidad previamente pensado, y (d) que no hay evidencia para concluir que es adictiva, e inclusive se puede decir que hay evidencias para decir que no lo es, aún hay preguntas válidas sobre el potencial de daño de la nicotina. Las dos preguntas más inmediatas es (a) si se puede consumir una dosis letal accidentalmente o una sobredosis letal en la forma que se puede consumir en una sesión de uso, y (b) si su consumo excesivo sobre un tiempo prolongado puede causar algún tipo de daño.

Sobre la primera pregunta, las personas que consumen nicotina habitualmente saben que el potencial de una sobredosis es mínimo. Esto tiene que ver con la retroalimentación biológica que conlleva el consumo de nicotina, donde la persona llega a su umbral de consumo y posterior a ese umbral, la experiencia no es placentera. El profesor Hajek, Director de la Unidad de Investigación de Dependencia de Tabaco del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva, notó en su presentación que el cuerpo tiene una autodefensa en cuanto al consumo de nicotina: la náusea. Cuando un usuario llega a pasar su umbral, el cuerpo reacciona con náusea y mareo, y el usuario deja de consumir. En otras palabras, para llegar a hacerse daño con un sobredosis, tendría que ser adrede y con una fuerza de voluntad para hacer caso omiso de las reacciones del cuerpo.

Sobre la segunda pregunta, si el uso prolongado de la nicotina es nocivo para la salud, existe un cuerpo de información clínica amplia en Suecia. Suecia es único en Europa con tasas más bajas de cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer relacionados al tabaco aunque tienen la tasa más alta de uso de un tipo de tabaco llamado snus. Hay cientos de estudios clínicos y casos clínicos sobre los últimos 30 años que demuestran el riesgo mínimo de esta alternativa. Aunque los datos no excluye ex-fumadores, Suecia tiene la mortalidad causada por enfermedades relacionadas al tabaco más baja del mundo occidental.

La estadística de este cuerpo de estudios muestra que, aunque están usando una forma de tabaco oral, en alto volumen y sin humo, la reducción en términos de esperanza de vida es aproximadamente 4 semanas. No ha sido relacionado con casos de cáncer de pulmón y no se ha podido comprobar que causa cáncer oral. Comparativamente, esta reducción de esperanza de vida es menor que la que está relacionada, estadísticamente, con el consumo de café.

A éste cuerpo de información se puede agregar más de 30 años de estudios sobre terapias de reemplazo de nicotina (como parches, chicles, e inhaladores). A nivel global, las instituciones están adoptando la posición de que la nicotina, administrada en una forma que no incluye la combustión de tabaco, no causa cáncer y no afecta la salud.

Quizás no existe otro tema que tenga tantos mitos a su alrededor como la nicotina. Las razones son multiples - entre falta de documentación científica, falta de productos de reducción de daño, y quizás intereses adicionales - pero ya se está aclarando el tema.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios realizados en este blog son revisados antes de ser publicados.



Select a method of verification. Intended for sale to adults 18 years or older. If you are not legally able to purchase tobacco products in Costa Rica (or the country where you live), do not enter this site.

Seleccione un método de verificación. Los productos de Revolution Vapor son para personas mayores de edad (18+). Si legalmente no puede comprar productos de tabaco en Costa Rica (o su país), no ingrese a éste sitio.


Facebook
FB waiting {[{fb_message_en}]}
FB waiting {[{fb_message_es}]}
{[{fb_success_en}]}
{[{fb_success_es}]}
Cedula

Birth Date Nacimiento